Implantes dentales

implantesLos implantes dentales son, hoy por hoy, la mejor alternativa para reponer los dientes que se han perdido.

Son raíces artificiales de titanio que se insertan en el hueso maxilar o mandibular del paciente sirviendo así de soporte a los nuevos dientes artificiales. Los dientes implantados tienen un aspecto natural y le permiten al paciente tener la sensación de volver a disfrutar de “sus propios dientes”.

Con los implantes dentales se pueden reponer uno, varios o todos los dientes. implantes1

Sobre los implantes se pueden realizar todo tipo de prótesis, tanto fija, como removible (de quita y pon). Así, cuando falta un diente, se coloca un implante donde antes tenía la raíz el diente que se perdió. Sobre este implante, se colocará una corona.

Cuando faltan varios dientes, hay que colocar varios implantes. No siempre coincidirá el número de implantas que se coloquen con el número de dientes perdidos. En cada caso, hay que valorar cuál es la mejor opción de restauración.

A veces, dos implantes pueden sustituir a 4 dientes, como sucede cuando se han perdido los 4 incisivos inferiores.

Cuando faltan todos los dientes, se pueden construir dentaduras o prótesis completas fijas sobre 6 implantes en la mandíbula y 8 en el maxilar superior.

Estas prótesis sólo se retiran de la boca para realizar una buena limpieza de las mismas. De este modo, el paciente no tiene que recurrir a las antiguas y poco estables prótesis completas no implantosoportadas y tiene la sensación de firmeza y comodidad que tenía antes de perder sus dientes.

En pacientes jóvenes se puede realizar prótesis de porcelana por tramos, soportadas sobre 10 ó 12 implantes, que ofrecen una estética mucho más natural.


¿Cómo se colocan los implantes dentales?

Los implantes dentales se realizan en varias fases.implantes

La primera fase corresponde a la inserción del implante en el hueso maxilar o mandibular. Para ello, es preciso realizar una intervención quirúrgica con anestesia local, o bien, en casos concretos, con sedación. La anestesia local es la misma que se emplea en otros tratamientos dentales.

De este modo, la intervención resulta totalmente indolora y su postoperatorio suele ser bueno. Las molestias habituales, como la inflamación, se tratan de forma paliativa con la medicación pertinente.

Gracias a las modernas técnicas microquirúrgicas, no suele haber complicaciones como dolor, hematomas o excesiva inflamación. Como es lógico, esto irá en función del número de implantes dentales que sea preciso colocar y de si se requiere o no de otras intervenciones adicionales, como elevación del seno maxilar o colocación de injerto de hueso.

Tras la inserción de los implantes, salvo en casos muy concretos de hueso especialmente duro en los que se puede realizar una carga inmediata de los implantes, es necesario esperar un tiempo hasta que se produzca la osteointegración y se forme hueso alrededor del implante, envolviéndolo de forma que éste quede firmemente sujeto. El tiempo medio de espera es de 2 a 6 meses, generalmente: de 2 a 4 meses cuando los implantes se colocan en la mandíbula o maxilar inferior, y de 4 a 6 meses, cuando se colocan en el maxilar superior. El paciente, durante este período, debe seguir las indicaciones del odontólogo y, con ello, puede contribuir a una mejor y más rápida osteointegración.

La altura y el grosor del hueso sobre el que se colocan los implantes dentales son muy importantes. Para valorar la cantidad y calidad del hueso receptor de los implantes, se realizará un diagnóstico previo basado en el análisis radiográfico de dicho hueso, mediante la realización de un TAC (Tomografía Axial Computerizada), así como un análisis de los modelos dentales del paciente para estudiar su oclusión y determinar cuál es el tipo de prótesis más indicada en cada caso.

Transcurrido el período de espera, se inicia la segunda fase, en la que se construye la prótesis que va sujeta sobre los implantes.

implantesNo olvides que:

- El porcentaje de éxito de los implantes dentales, actualmente, es del 98,5% de los casos tratados.

- No existe un límite de edad para este tratamiento. Precisamente, son las personas mayores las que más se benefician de ello.

- Con los cuidados apropiados, una buena higiene bucal y revisiones periódicas, los implantes dentales pueden llegar a durar más de 20 años.

¿Y qué ocurre si el hueso de soporte no tiene suficiente altura y/o grosor?

En estos casos, existen también soluciones. Actualmente, existen técnicas de regeneración ósea mediante injertos y bioingeniería. Esto permite que aquellos pacientes que antes estaban condenados a llevar prótesis más antiguas y menos retentivas, a día de hoy puedan disfrutar de los implantes dentales como si se tratase de sus propios dientes.

¿Y qué sucede si existe enfermedad periodontal actualmente o fue ésta la causa de la pérdida de los dientes?

En todos los pacientes es preciso realizar una minuciosa exploración clínica y análisis de pruebas complementarias, como el TAC, antes de proceder a realizar un tratamiento dental con implantes. Si se diagnostica la existencia de una enfermedad periodontal con inflamación de encías y pérdida de hueso de soporte, es imprescindible tratar estos problemas antes de colocar los implantes para que el hueso de soporte y las encías estén en las mejores condiciones, que sea posible, para dicho tratamiento.

Según la gravedad de la enfermedad periodontal, el tratamiento previo puede consistir en sanear las encías y tejidos de soporte mediante raspaje y alisado radicular (limpieza en profundidad de la encía y raíces de los dientes), o bien, es posible que sean necesarios otros cuidados y tratamientos periodontales más extensos.

En cualquier caso, en estas situaciones es importante que el paciente sepa que debe someterse a controles periódicos de las encías y tejidos de soporte cada 6 meses, para evitar la aparición de periimplantitis o inflamación del hueso de soporte del implante.