EMBARAZO Y VISITAS AL DENTISTA

embarazo-dentistaLas visitas al dentista en el embarazo, no sólo son seguras, sino recomendables, para prevenir las enfermedades bucodentales que experimentan una mayor incidencia durante la gestación, como son la caries y las enfermedades de las encías y tejidos de soporte de los dientes, gingivitis (inflamación de las encías y periodontitis (inflamación de las encías y tejidos de soporte de los dientes, con pérdida de hueso de soporte).

La evidencia científica actual indica que, de tener que hacerse algún tratamiento dental, el segundo trimestre de embarazo es el más apropiado. Sin embargo, en casos de urgencia, el daño que una posible infección diseminada puede provocar, tanto a la madre, como al bebé, puede superar, sin duda, al riesgo de cualquier tratamiento dental y de algunos medicamentos.

En lo que respecta a las limpiezas de boca y tratamientos periodontales. las embarazadas pueden hacer estos tratamientos en cualquier momento de la gestación. Se recomienda que revisen  su salud bucodental antes del embarazo y aprovechen este momento para realizarse los ratamientos que precisen y reciban consejo sobre los cuidados que deben seguir durante el embarazo.

En relación a la anestesia, tanto la anestesia tópica, como la local, y, en concreto, la lidocaína, se pueden utilizar en mujeres embarazadas con total seguridad.

En lo que respecta a las radiografías intrabucales, el haz de rayos X nunca se dirige hacia el abdomen del paciente y éste queda protegido por un delantal plomado que evita la penetración de la radiación. La cantidad de radiación empleada para estas radiografías es muy pequeña, siendo el riesgo de teratógeno de la exposición, 1000 veces menor al riesgo natural de padecer un aborto espontaneo. La exposición a la radiación, con los actuales equipos de radiología digital es, también, inferior a la exposición que se experimentaba con los antiguos equipos de radiología analógica.

En cuanto a los fármacos, idealmente, no se debería administrar ningún medicamento durante el embarazo, especialmente, durante las 13 primeras semanas,. Sin embargo,  Afortunadamente, la mayoría de los agentes comúnmente empleados en odontología, a excepción del metronidazol y la aspirina, pueden ser utilizados con relativa seguridad. Los antibióticos derivados de la penicilina, como la amoxicilina, son los de primera elección en casos de embarazo, y analgésicos como el acetamenofén (paracetamol )pueden ser utilizados con confianza para reducir el dolor, si bien, siempre será recomendable realizar una interconsulta con el/la ginecólogo.